sábado, 22 de enero de 2011

A veces cuando ganas pierdes

A veces cuando ganas pierdes

Te ha pasado que se te pierde algo y no lo encuentras, pero como es más fácil culpar a la gente que buscar una solución a tu problema, simplemente es más sencillo quitarte la responsabilidad de que tu lo perdiste, te descuidaste y dejaste eso que tanto buscas en un lugar que quizás jamás lo encontrarás, porque quizás ya hasta esta en otras manos muy lejos de ti, pero tu mente busca culpar aun cuando no existe un responsable real, porque fuiste tú el que lo perdió.

Entonces de alguna forma logras echarle la culpa a alguien a un amigo, tu hermano, a tu pareja o a tus hijos, simplemente te quedas con las sensación de haber ganado, pues al menos no eres tu el que perdió esa cosa y dices, porque me hiso eso si yo le estimo mucho, por qué a mí. Pero para tu sorpresa, algunas veces cuando ganas pierdes. Puedes hacer que algún amigo simplemente prefiera apartarse de ti, quien quiere tener alguien tan detestable como amistad, quizás te pague lo que según tu él o ella se llevó o perdió, puede ser que tu hermano deje de hablarte quizás por mucho tiempo o si fue fuerte el problema tal vez para toda la vida, al final saliste ganando porque según tu no tuviste la culpa, pero perdiste una amistad.
Tal vez por alguna forma tonta decides y señalas a uno de tus hijos, pues es el que se ha llevado ese recuerdo que tenias en tu casa, quien mas pudo ser, solo estaban ustedes dos en esa casa, específicamente en ese día, pero no se te ocurre que la mente a veces divaga, no recordamos algunas cosas de las que hacemos, el tiempo se encarga de hacernos olvidar algunos eventos de nuestra vida y aun mas si somos distraídos, entonces como es más fácil culpar que buscar hasta encontrar ese objeto, simplemente dañamos a ese ser querido, porque piénsalo, a caso no le estas acusando de robo, a tu propia sangre. Quizás ganas esta vez y por no meterse en problemas decide esquivarte o tal vez ni te hable, esa es más razón para pensar que si fue él o ella la que se lo llevó, pero perdiste algo muy importante, tal vez no pierdas a ese hijo o hija pero vas deteriorando esa relación que existe entre ustedes, ganaste pero perdiste y si continuas así mejor ve buscando hijos adoptivos que culpar.
 
Muchas veces ganamos creemos que estamos bien, pero algunas veces cuando ganas pierdes.

Ir al menú principal

Entradas al Azar